Tratamiento del agua con OZONO

El agua tratada con ozono es un método de potabilización de agua que consiste en diluir el ozono en agua. Es un potente desinfectante de bacterias, virus, parásitos y sirve como una ayuda en la microfloculación y reducción de sólidos suspendidos, además de otros agentes contaminantes presentes tanto en el agua como en las superficies a limpiar.

¿Por qué tratar el agua con ozono?

El Ozono (O3) es uno de los agentes oxidantes químicos más potentes que se pueden utilizar en el tratamiento de aguas. Debido a esta alta capacidad de oxidación (2,07 V.), sobrepasando a la del cloro libre (1,36 V.), no solo es un poderoso desinfectante, sino que además se utiliza para la oxidación de Manganeso (Mn2+), Hierro (Fe2+), Arsénico (As) y para la eliminación de compuestos orgánicos tales como pesticidas, fenoles y detergentes. Es por tanto, que inhibe el crecimiento de hongos, algas y disminuye el color y olor del agua. Por tanto, un preciso control del proceso es esencial para garantizar una desinfección efectiva

Equipos de ozono para el tratamiento de agua

De la mano de Veolia, Ozonia® y ASAP Servicios Técnicos pone a tu disposición un amplio rango de productos para agua potable municipal, agua residual y todo tipo de aplicaciones industriales o de laboratorio.

Aplicaciones Ozonia M

  • Agua para consumo (desinfección, color y olor)
  • Aguas residuales (carbono orgánico disuelto (COD) duro, microcontaminantes, color y olor)
  • Tratamiento con reactores aeróbicos (eliminación de óxido de nitrógeno)
  • Agua de balasto
  • Pulpa y papel
  • Químicos
  • Productos farmacéuticos
  • Food & Beverage

Aplicaciones Ozonia L

  • Preparación de gas de alimentación
  • Generadores de ozono
  • Unidades de alimentación eléctrica
  • Soluciones digitales Ozonia* SmartO3
  • Sistemas de transferencia y de contacto de gas ozono
  • Destructores de ozono con ventilación (VOD)

Pasos para la desinfección del agua con ozono

1. Generación de ozono

El ozono se genera mediante la aplicación de una descarga eléctrica o mediante la radiación ultravioleta a través de una fuente de oxígeno puro y aire. Esto convierte el oxígeno (O2) en ozono (O3). 

2. Inyección de ozono

El ozono generado se introduce en el agua tratar a través de nuestros equipos mediante inyección. También puede hacerse mediante burbujeo directo del ozono en el agua.

3. Contacto con el agua

El ozono reacciona con los contaminantes presentes en el agua (bacterias, virus, hongos, algas y compuestos orgánicos) y esta oxidación los descompone en subproductos menos dañinos.

4. Desinfección y oxidación

El ozono actúa como un potente desinfectante y oxidante matando a los microorganismos patógenos y descompone los compuestos químicos orgánicos presentes en el agua.

5. Descomposición  ozono residual

Después de realizar su función, el ozono restante se descompone naturalmente en oxígeno molecular (O2). Sin embargo, este proceso puede tomar un tiempo, o acelerarse mediante la introducción de catalizadores o luz ultravioleta.

Características a considerar del tratamiento de agua con ozono

Dosificación precisa

La cantidad de ozono añadida al agua debe ser cuidadosamente controlada para garantizar una desinfección efectiva sin generar exceso de ozono residual. Los sistemas de dosificación precisos son esenciales.

Tiempo de contacto

El tiempo que el ozono está en contacto con el agua es crucial para garantizar una desinfección efectiva. La duración del contacto puede variar según los contaminantes presentes y la eficacia deseada.

Presión y temperatura

La solubilidad del ozono en agua aumenta con la presión y disminuye con la temperatura. Es importante controlar estos parámetros para optimizar la eficiencia del proceso.

Control del pH

El pH del agua puede afectar la eficacia del ozono. Se suele preferir un rango de pH específico para optimizar la desinfección y minimizar la formación de subproductos indeseados.

Monitoreo de ozono residual

Es importante medir la concentración de ozono residual en el agua después del tratamiento para asegurar que se haya alcanzado la desinfección deseada y para evitar la presencia de ozono no reaccionado.

Seguridad

El ozono es un oxidante fuerte y puede ser peligroso si se maneja incorrectamente. La seguridad del personal y la implementación de medidas de control son críticas en cualquier sistema de tratamiento con ozono.

Compatibilidad con otros tratamientos

Algunas plantas de tratamiento de agua utilizan múltiples métodos de desinfección. Es importante asegurar que la desinfección con ozono sea compatible con otros procesos utilizados, como cloración o UV.

Reducción de subproductos

Aunque el ozono es efectivo para desinfectar el agua, puede generar subproductos durante la reacción con ciertos contaminantes. Es esencial controlar y minimizar la formación de estos subproductos, algunos de los cuales pueden ser indeseables o incluso perjudiciales.

Costo y eficiencia energética

Evaluar los costos operativos y la eficiencia energética del sistema de ozonización es crucial para garantizar la viabilidad económica a largo plazo.